Terapias Alternativas ¿QUÉ SON?

Cada vez se oye más hablar de terapias alternativas, pero realmente  ¿Qué són? Las terapias alternativas son técnicas que nos ofrecen otras posibilidades de mejora o sanación además de la  habitual ( la medicina). Un terapeuta energético nunca le recomendará que deje su medicación. Los tratamientos energéticos se pueden realizar en paralelo con la medicina tradicional.

 

Actualmente se ofrecen tantas terapias que es difícil saber por cual decidirse, ¿mi recomendación?:  acudan a la que les dé mejor sensación. Y digo sensación porque sin saber exactamente en que consiste nos puede parecer complicado, pero es en ese momento en el que nuestro sexto sentido actúa y nos da la respuesta.

Les podría dar los siguientes consejos:

 

*Si acudiendo a terapia no nos sentimos cómodos bien con la misma o con el terapeuta, es mejor no volver. Esto será un claro indicio de que la terapia no va a funcionar o aún no es el momento de recibirla.

* Es importante elegir al terapeuta y no ponerse en manos de alguien que no nos de buen “feeling”.  Pregunte por el y converse unos minutos si lo desea, luego decida si quiere o no acudir a tratamiento con esa persona.

* El terapeuta ha de ser honesto, no se puede siempre ayudar en todo y es más recomendable retirarse a tiempo que insistir en continuar una terapia que es posible no dé frutos.

* Se ha de acudir con la mente abierta y dispuestos a experimentar distintos tipos de sensaciones.

* A veces los efectos no son en el momento de la sesión sino posteriormente.  

* Acuda a la terapia porque realmente cree que le puede ayudar. Si se cierra o “se niega” a recibir la energía esta no llegará. La voluntad de la persona prima por encima de todo y es posible que se acuda a consulta “presionado” por alguien. Si es así, mejor no lo haga, emplee el importe de la sesión en algo que le haga más féliz.

* Algunas terapias como la reflexología podal  actúan no sólo de manera física sino también energética. En estos casos aunque no se crea sentirá los efectos positivos de la misma.

 

Debido al ritmo de vida actual cada vez es más habitual  que somaticemos enfermedades en nuestro cuerpo, es por ello que puede que por muchos tratamientos que nos demos para evitar el dolor (ejemplo masajes) no sintamos mejoría, ya que estamos tratando la molestia pero no el origen. Si ponemos una tirita en una herida no veremos esta pero seguiremos sintiendo el mismo dolor.  Me ha ocurrido más de una vez que una persona venga a una sesión de terapia energética con un dolor en determinada parte del cuerpo y que trascurra toda la sesión de la manera más placentera hasta que me focalizo en esa zona de dolor y el paciente se incomoda. Son precisamente esas sensaciones las que le darán una pauta de qué es lo que hay solucionar para mejorar. Es en esos determinados casos en los que la emoción surge y sentimos angustia, tristeza, nos cuesta respirar etc. cuando queda más patente que ese dolor físico es algo más emocional de lo que hubiéramos imaginado. Aunque lo más  común es que las sensaciones que se perciban sean placenteras , visualicemos  imágenes, recuerdos etc.

 

Si tiene alguna duda o quiere consultarnos algo no dudes en escribirme a bienestar@edpmadrid.com o llamarnos a cualquiera de nuestros teléfonos y preguntar por mí. Intentaré resolver tus preguntas en la medida de lo posible y sin ningún compromiso por tu parte.

 

Gema Herraez

Escribir comentario

Comentarios: 0